LA MAGIA DE UN PASEO POR LA ORILLA DEL MAR

 Que tiene el mar que nos da la vida. El mar es el mar. Agua, sol, brisa, sales minerales, yodo, algas… un spa natural. El mar es talaso y talaso es mar. Horizonte despejado, aire libre, relajación, desconexión. Fuente de salud, belleza y vitalidad. Un paseo con cinco estaciones de recarga: mar, sol, brisa, arena y algas. Todo bueno y todo free.

Mar.

El agua de mar tiene una alta concentración de sales minerales, yodo, cloro, zinc, sodio, potasio, magnesio, calcio y oligoelementos beneficiosos para el organismo. También tiene ochenta y cinco elementos esenciales para nuestro metabolismo, normalmente ausentes en nuestra dieta diaria, además de vitaminas y microorganismos que nos sientan muy bién.

Sol.

Los rayos de sol son nuestra recarga natural de vitamina D. Vitamina que necesitamos y no tienen los alimentos.

Brisa.

Aire natural cargado de ozono, un bactericida de lo más natural. Aire cargado de yodo, un spray natural para regular el tiroides. Aire que limpia las vías respiratorias y aumenta la capacidad pulmonar. Aire que, si respiramos profundamente, relaja, reelaaajhhha.

Arena.

Un paseo por una alfombra natural de arena tonifica, relaja y fortalece los músculos, regenera la piel de los pies y consigue que duermas mucho mejor.

Algas.

Las algas. Que te vamos a contar nosotros de las fantásticas algas marinas, si creemos en ellas ciegamente. Las algas son nuestras verduras del mar® y se alimentan de los nutrientes del agua salada. Son muy sabrosas, pero también beneficiosas. Al entrar en contacto con la piel nos transfieren muchas de sus propiedades, pero si las incluimos en la dieta diaria ya ni te contamos cuanto nos aportan. 

error: Contenido protegido!!
Ir arriba